Mi carrito artículo - 0,00 €

No tiene artículos en su carrito de compras.

Total: 0,00 €
  1. Carabinas de Aire (286)
  2. Pistolas de Aire (199)
  3. Revólveres de Aire (49)
  4. Armas de Entrenamiento (19)
  5. Armas de Colección (19)
  6. Munición (220)
  7. Compresores PCP (21)
  8. Cápsulas de CO2 (14)
  9. Dianas (54)
  10. Repuestos de Aire Comprimido (154)
  11. Packs de Oferta (20)
  1. Carabinas de Aire (286)
  2. Pistolas de Aire (199)
  3. Revólveres de Aire (49)
  4. Armas de Entrenamiento (19)
  5. Armas de Colección (19)
  6. Munición (220)
  7. Compresores PCP (21)
  8. Cápsulas de CO2 (14)
  9. Dianas (54)
  10. Repuestos de Aire Comprimido (154)
  11. Packs de Oferta (20)

Aire

Parrilla  Lista 

Establecer dirección descendente

Artículos 1 a 72 de un total de 1021

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
por página

Parrilla  Lista 

Establecer dirección descendente

Artículos 1 a 72 de un total de 1021

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
por página

El tiro con pistolas y carabinas de aire comprimido supone para muchos tiradores y aficionados al deporte del tiro olímpico el primer contacto con un arma que dispara con cierta precisión. La mayoría de estas armas de aire comprimido reproducen tanto los mecanismos de acción como el diseño externo de un arma de fuego real, por lo que, si aprendemos a manejar con seguridad y precisión una pistola o un rifle de aire comprimido, el paso a las armas de pólvora será mucho más sencillo y lógico. Dentro del amplio universo de las armas de aire comprimido, también conocidas popularmente como rifles de perdigones o escopetas de balines, encontramos 2 tipos de armas básicas, diferenciadas en función de su mecanismo de accionamiento: las tradicionales carabinas de muelle, y las armas de gas CO2. Las armas de muelle son las que se recargan de forma manual, casi siempre abatiendo su cañón; mientras que las armas de CO2 funcionan gracias a una cápsula de gas que permite disparar de forma semiautomática varios balines o bolas BB’s metálicas.

Junto a estos dos tipos de armas, en el sector del aire comprimido también existen lo que se conoce como carabinas PCP o de aire precomprimido. En este caso, como su nombre indica, lo que se hace es cargar previamente un depósito de aire que alimenta al arma y que le permite disparar de forma más potente y veloz. Tanto estas carabinas PCP como las carabinas de muelle o las pistolas de CO2 disparan una munición muy especial. Se trata por lo general de balines de plomo, aunque también podemos encontrar ya balines de cobre u otros materiales, de diferentes diseños y prestaciones. Estos balines o perdigones se fabrican para los diferentes calibres de las armas de aire comprimido, que son el calibre 4.5 mm o .177; el calibre 5.5 mm o .22; y el calibre 6.35 mm o .25.

Para poder disfrutar tanto a nivel competitivo como en plan informal de las carabinas y pistolas de aire comprimido, en esta sección también encontrarás todo lo necesario: dianas de papel, cazabalinesblancos abatiblescápsulas de CO2 para alimentar las armas, y mucho más. Todo con el objetivo de que puedas sacar el máximo partido a tu arma de aire comprimido, ya sea para participar en una competición de tiro olímpico, en una prueba de Field Target, o simplemente para disfrutar de la diversión en el tiro de ocio que proporcionan las armas de aire comprimido.

Origen pistolas aire comprimido

El origen de las armas de aire está rodeado de misterio y es todavía bastante incierto. Aunque es difícil comprobar exactamente cuando las armas de aire fueron producidas por primera vez, la mayoría de las fuentes consultadas coinciden en ubicarlas en Europa. En cuanto a la fecha en la que se tiene constancia que aparecieran por primera vez, los historiadores creen que el período más probable fue a mediados del año 1500. Durante el siglo XVI, el uso más difundido de las armas de aire comprimido fue en las salidas de caza. Al ser unas armas con alto coste, la nobleza fue quien las empleó con mayor frecuencia. Se trataba de armas muy eficaces, capaces de derribar piezas de gran tamaño como jabalíes o ciervos de un solo disparo. 

Desde el primer momento, el uso de armas de aire comprimido mostró ventajas evidentes sobre el uso de armas de fuego. Destacan cinco grandes ventajas: su uso en condiciones atmosféricas adversas, su capacidad de ser silenciosas, su seguridad frente a las tradicionales armas de fuego, mejor velocidad y constancia y que no requiere una preparación previa.

A continuación, desgranamos cada una de ellas:

En primer lugar, las armas de aire podían emplearse con condiciones meteorológicas adversas, como la lluvia o la nieve; por el contrario, los tradicionales rifles de pólvora no eran útiles ante la lluvia puesto que la mecha no se prendía.

Otra ventaja muy clara de las armas de aire comprimido era el hecho de que las armas de aire eran muy silenciosas, no causaban grandes fogonazos a la hora del disparo y no generaban humo, al contrario de lo que pasaba con las armas de fuego, sobre todo con algunas carabinas que generaban gran cantidad de humo negro.  

Además, otra de las desventajas, era que podían provocar quemaduras en los ojos del tirador como resultado de las chispas producidas al disparar. Esta condición favorecía el ocultamiento y discreción del tirador en el momento de realizar el disparo, tanto en la batalla como en la zona de caza.También, la velocidad con la que podía realizarse el disparo y la potencia permanentemente constante supuso una ventaja más de las armas de aire comprimido.

Por otra parte, el disparo de las tradicionales armas de fuego requería de un laborioso proceso de preparación que constaba de varias etapas: introducción de la pólvora, del papel para prender, de la bala y, por último, de la baqueta. Por el contario, las armas de aire comprimido del siglo XVIII d. C., como la famosa carabina Girandoni, podían efectuar hasta veinte disparos por minuto.

La fabricación de fusiles y pistolas de aire comprimido no sólo se realizaron en la mitad occidental del planeta, sino que también se desarrolló en la zona del Este. Veinte años después de que el capitán Merriwether Lewis emplease su fusil en América en la década de 1820, el inventor japonés Kunitomo Ikkansai creó una carabina de aire aplicando los conocimientos que había adquirido de la tecnología occidental, concretamente siguiendo modelos de Holanda. 

En cuanto al origen de las carabinas, estas fueron creadas a partir de fusiles, siendo esencialmente fusiles más cortos, pero con la misma munición, aunque generalmente con una velocidad mucho menor. En el siglo XIX, las carabinas eran las armas empleadas por las tropas de caballería. Los soldados a pie usaban un arma de fuego de mayor tamaño y potencia de fuego, mientras que la caballería usaba un arma más pequeña y ligera. Las carabinas son armas que utilizan la fuerza del aire comprimido, a diferencia de a las armas de fuego, cuyo funcionamiento se basa en reacciones químicas que general una gran cantidad de gases al quemarse la pólvora.

En mildot tenemos todo lo necesario para que disfrutes de las pistolas de aire comprimido en solitario o con tus mejores amigos, practicando tu deporte favorito en una competición de tiro olímpico, en una prueba de Field Target, o simplemente disfrutando de la diversión en el tiro de ocio que proporcionan las armas de aire comprimido.

A continuación, te enumeramos el material de aire comprimido disponible en nuestra web:

  • Carabinas de aire
  • Pistolas de aire
  • Revólveres de Aire
  • Armas de entrenamiento
  • Armas de colección
  • Munición
  • Compresores PCP
  • Cápsulas de CO2
  • Dianas
  • Repuestos de Aire Comprimido
  • Packs de Oferta