Mi carrito artículo - 0,00 €

No tiene artículos en su carrito de compras.

Subtotal: 0,00 €

Tiendas de Campaña

Comprar por
Marca
  1. MilTec (4)
  2. Relags (2)
Precio
0 € 37 € 0 € a 37 €
Valoraciones
  1. 4 en adelante
    (3)
  2. 3 en adelante
    (3)
  3. 2 en adelante
    (3)
  4. 1 en adelante
    (3)
  5. Sin valorar
    (3)
Color
  1. Camuflaje
    (2)
  2. MultiCam
    (1)
  3. Verde Olive Drab
    (1)
Capacidad
  1. 2 personas (3)
Peso
  1. 1 Kg - 2 Kg (4)

Las tiendas de campaña son un complemento esencial en cualquier acampada que se precie. Resulta prácticamente imposible imaginarnos una expedición al aire libre sin llevar una tienda de campaña con nosotros donde poder refugiarnos, guarecernos, y por supuesto, dormir bajo un confortable y protector techo. Existen multitud de tiendas de acampada, de diferentes diseños, capacidades, materiales… pero todas ellas tienen un elemento en común: se pliegan casi por completo y cada día resultan más ligeras y fáciles de transportar.

Dependiendo de la escapada outdoor que vayamos a acometer deberemos elegir un determinado tipo de tienda de campaña. Y es que no es lo mismo escoger una tienda de acampada para dormir en el campamento base del Everest, que una tienda para pasar unos días en el parque natural de los Lagos de Covadonga, o en las playas vírgenes del Cabo de Gata, por ejemplo. En función de nuestras necesidades deberemos decantarnos por una u otra tienda, valorando factores tan importantes como su nivel de impermeabilidad, de transpirabilidad, su facilidad de montaje, su resistencia a los fuertes vientos, etc.

Las tiendas de campaña se suelen fijar en el suelo a través de unas piquetas que se clavan con cierta facilidad y que suponen el principal punto de anclaje para que la tienda no se mueva con la fuerza del viento. Estas piquetas y otros complementos, como los impermeabilizadores en formato de aerosol, o los adhesivos selladores para reparar pequeñas roturas en el tejido de la tienda, también son de vital importancia a la hora de enfrentarnos a la divertida, pero incierta, situación de tener que dormir varias jornadas fuera de nuestro hogar.