Seleccionar página

Uno de los complementos que cualquier aficionado al tiro quiere tener para optimizar resultados es un visor. En Mildot te ofrecemos un amplio catálogo de visores de distintas prestaciones y una excelente óptica, para que elijas el que mejor va a cubrir tus necesidades con la garantía de estar adquiriendo un producto de calidad. Si tienes dudas sobre cuál elegir, nosotros te aconsejamos.

Los visores son necesarios para mejorar el alcance de los objetivos y evitar errores. Se utilizan en la práctica deportiva, como puede ser la caza en sus distintas modalidades; en las actividades lúdicas como el airsoft; o en el ámbito de la seguridad profesional, cuando se necesita una respuesta táctica de alto nivel, ya sea para uso militar o civil.

Un visor acoplado a tu arma incrementará notablemente tus aciertos. Va a ser una ayuda invaluable para alcanzar blancos cuando lo que se necesita es rapidez de acción. Por ejemplo, es muy útil para disparar en movimiento o en situaciones de estrés en las que tienes que tomar decisiones sin tiempo para apuntar con calma.

Existen distintos tipos de visores, que pueden incluso combinarse entre sí para multiplicar su funcionalidad. Aquí te presentamos brevemente las características de cada uno de ellos para que puedas empezar a acercarte a ese apasionante mundo, que se abrirá en el momento en que empieces a utilizar tu arma con un visor.

Tres tipos de visores, tres conceptos diferentes

Aunque hay variaciones importantes según el tipo, el modelo, la marca y el precio, estas son las ideas fundamentales que te ayudarán a elegir un visor.

#1 Visores de aumentos

Son visores que agrandan nuestro objetivo y nos acercan a él. La estructura básica es un tubo que se acopla al arma, y consta de una retícula con lentes en ambos extremos que se ajustan mediante reguladores con los que se varía el enfoque. Tenemos la posibilidad de elegir un visor de aumentos fijos  o variables.

  • Aumentos fijos. No cuentan con anillo variador para regular la distancia visual entre nosotros y nuestro objetivo, por lo que la óptica que necesitan es más sencilla.

Se utilizan sobre todo para la caza y deben elegirse en función del tipo de actividad que realicemos: menos potente para monterías o batidas; más potente para recechos o acercamientos sigilosos, y esperas o aguardos, cuando el cazador queda en puesto fijo esperando el paso de una especie de caza mayor.

  • Aumentos variables. Permiten al cazador acercarse visualmente a la pieza, en distintos grados en función de la potencia que elijamos.

Para ello debemos fijarnos en el número de aumentos que señala el modelo elegido, por ejemplo un 3x-9x quiere decir que tenemos la posibilidad de acercarnos entre tres y nueve veces más al objetivo. Si lo que nos interesa es disparar a pequeños blancos a larga distancia, nos interesa un visor más potente; para caza mayor nos sirven los aumentos menores.

El tipo y los rangos de aumentos se deben elegir  en función del uso que le vayamos a dar. Además, un buen visor de aumento ha de asegurar la impermeabilidad y estanqueidad del tubo para la correcta protección de la óptica, que ha de ser de alta calidad para ofrecernos imágenes lo suficientemente nítidas. Las lentes pueden estar tratadas para evitar el empañamiento, lo que mejora su eficacia en condiciones adversas.

#2 Visores holográficos

Básicamente, un visor holográfico nos va a ampliar el campo de visión y va a aumentar nuestra visión periférica, ya que tiene una especie de pantalla sobre la que se proyecta una imagen holográfica. Esto nos otorga una ventaja importante sobre el blanco a abatir, a pesar de que no tengan aumentos.

Estos visores se colocan de manera muy sencilla sobre el cañón del arma y se fijan mediante enganches. Algunos pueden venir complementados con un puntero láser y en general son ligeros para facilitar la portabilidad en todo tipo de situaciones.

Resultan prácticos cuando se necesita rapidez en distancias cortas. Veremos muchos visores de este tipo en las escopetas de cazadores, especialmente los dedicados a las batidas, aunque no son los únicos usuarios. También los cuerpos de seguridad y militares confían en ellos como complemento para su trabajo.

#3 Visores de punto rojo

La mayor ventaja de estos visores es el fácil manejo y su eficacia en condiciones de baja luminosidad. Su característica principal es que señalan el blanco al que vamos a disparar con un punto rojo (o en ocasiones verde) que se ilumina electrónicamente.

Con este visor tampoco veremos nuestro objetivo aumentado, sin embargo esto no le resta funcionalidad. El hecho de que nos dé la referencia del disparo con un enfoque objetivo, y no tengamos que depender exclusivamente de nuestros cálculos, experiencia o intuición, resulta de una gran ayuda.

Una cosa que hay que tener en cuenta que llevan una batería. Si no controlamos la carga, nuestro visor puede apagarse en el momento más inoportuno.

Son especialmente recomendables cuando necesitamos centrar el disparo con rapidez y sobre la marcha, sin detenernos mucho a apuntar. Pesan poco y se pueden acoplar a armas de todo tipo mediante enganches (algunos incluidos con el visor, otros deben comprarse aparte), de manera que son ideales para disparar en movimiento.

Aunque, como otros, puede servirnos para lo deportivo y lo profesional, donde le vamos a sacar mucho partido a nuestro visor de punto rojo es en las actividades lúdicas como el airsoft.

Anillas, para la total seguridad

Existen distintos tipos de enganches y sujeciones en el mercado para garantizar una fijación completamente segura. El visor debe quedar instalado en el arma como si fuese una prolongación, de manera cien por cien fiable.

En Mildot disponemos de anillas para visores, aptas para distintos diámetros y alturas, de acero o de aluminio, en función de lo que necesites y de las características de tu arma.

Existen tres tipos fundamentalmente:

# Desmontables

Pueden instalarse y desinstalarse con agilidad, gracias a un diseño especial con palanca manual o manivela que se fija sobre un raíl, y evita que el visor se desplace aun disparando con calibres de gran potencia.

# Fijas

Constan normalmente de dos tornillos de sujeción para mantener firme el visor, y otros en la base para que queden instaladas de manera permanente sobre el raíl de nuestra arma.

# Monopieza

Son monturas universales que se adaptan a cualquier sistema de montaje del mercado, compuestas por una base sobre la que van preinstaladas las anillas para fijar el visor.

No dejes de consultarnos tus dudas sobre qué visor es el más recomendable para tu arma y para tu actividad. Puedes preguntarnos lo que necesites tanto en mildot.es como en nuestra tienda física situada en Bétera (Valencia). Como siempre, estamos encantados de ayudarte a mejorar.